13 jul. 2016

#JachicoEnPrensa: Club Jachico lleva su camisa como bandera

CARACAS, 05-02-2015.- Reza una célebre frase de Albert Einstein que “la palabra progreso no tiene ningún sentido mientras haya niños infelices”. Para los entrenadores del Club Jachico es un pensamiento que sigue vigente, y es por esto que, desde 1988, lo dejan todo en las canchas de fútbol de la Universidad Católica Santa Rosa, en la parroquia La Pastora de Caracas, con el objetivo de crear buenos ciudadanos.

La escuela, que cuenta actualmente con alrededor de 350 niños y adolescentes, en siete categorías, nació en 1986 como respuesta a una necesidad de la comunidad de brindar un espacio a los jóvenes que anhelaban jugar fútbol. Ahora, tras 29 años de su fundación, el compromiso permanece latente.


“Nosotros estamos muy conscientes de la labor social que tenemos con estos niños”, expresa Alexander Arreaza, instructor con dos décadas de antigüedad en la organización. “Hacemos énfasis en el desarrollo físico, pero para nosotros es primordial la formación académica”, señala.

“La parte social nos motiva más que la parte económica. Los educamos en valores y, pese a que trabajamos en una cancha de tierra, les enseñamos a cuidar su espacio”.

Su premisa ha dado frutos. Basta escuchar a sus dirigidos, quienes tienen claro que están en Jachico para “sudar la camiseta”. 

“En mi equipo somos muy luchadores; peleamos el partido aunque estemos perdiendo”, expresa Ronald Vera, integrante de la categoría Infantil C. Como él, su compañero Jorge Juárez coincide en que esta es la fortaleza de Jachico.

“Lo que más me gusta de mi equipo es nuestro compañerismo. Mis amigos siempre me han apoyado y juntos salimos adelante. Eso es lo que nos hace diferentes, que nunca nos rendimos. No importa si estamos perdiendo, seguimos buscando el balón. Nunca dejamos de luchar”.

En la unión está la fuerza
Tras su creación en 1986, el club inició sus entrenamientos en el Parque Los Caobos; no obstante, dos años después el seminario Santa Rosa de Lima les cedió un espacio para el desarrollo de los entrenamientos. Para Arreaza, esta cercanía podría beneficiar a ambas instituciones.

“Nos gustaría que los jóvenes que estudian Educación hicieran sus pasantías con nuestros niños. Creemos que es necesario integrar a la comunidad deportiva con la sociedad. Los resultados serían muy positivos”.


Nota de Prensa de: Johanna Osorio Herrera / josorio@grupo-un.com en: LiderEnDeportes.com

FOTOS DE JESÚS CONTRERAS